Bitspers.com | Noticias de Videojuegos | PSX: ¿Por Qué Soy Gamer Gracias a Sony? | BitspersGuías de Videojuegos en PC, PS4, Xbox y Nintendo | Bitspers

PSX: ¿Por Qué Soy Gamer Gracias a Sony?

Esto no es un artículo. Esto es una máquina del tiempo.

El año es 1997. Estoy en séptimo grado (y tengo cabello). Para navidad he recibido un Nintendo 64 y temo que me estoy desenamorando de los videojuegos. No me malentiendas. Me encana Star Fox 64, y he corrido innumerables horas en las canchas virtuales de International Super Star Soccer. ¡Caramba que hasta estoy consciente de que Mario 64 es una obra maestra!

El problema es que el sabor edulcorado con colores brillantes de estos juegos ya no satisface mi apetito. Quiero algo más. Aunque no sé qué.

Mario 64

Sigo en séptimo grado y un amigo me lleva a un local perdido en el tiempo; una especie de arcade coloquial, en un pueblo que bien pudo haber sido la inspiración para el Macondo de Marques. Aquí entro y hay televisores conectados a varios Nintendo 64 y otros  conectados a algo más… la atrevida consola de Sony: El PlayStation.

Entonces lo veo por primera vez, es un juego de baloncesto cuyo nombre me elude, pero que en mi mente aún se mantiene a la par con los gráficos del NBA 2K15. Quedo boquiabierto. Luego, veo Tekken y no lo puedo creer. ¿Qué son estos juegos? Están a la altura de los Arcades de la capital, y son consolas caseras. ¡Increíble!

Pasaría otro año. Es 1998. Es navidad. Mis padres lo han hecho de nuevo y mi hermano y yo recibimos el regalo perfecto. Debajo del arbolito, destapamos con voracidad un PlayStation que traía un CD con el demo de Metal Gear y el tráiler de Parasite Eve. San Pedro me había dado las llaves al cielo. Estaba en la gloria. Esta era una consola con espías que fumaban y grotescos monstruos sacados de los rincones más oscuros de mis pesadillas.

PlayStation me demostró una cosa: Los videojuegos estaban madurando conmigo.

Metal_Gear_Solid_1

Ah… ¿y comenté que reproducía música? ¡Reproducía música! Esto era el pináculo de la tecnología, la perfección en mis manos. Aunque jugué Street Fighter II en un Arcade cuando apenas podía alcanzar la palanca y los botones del tablero, a pesar de todo el tiempo que pasé con un fontanero italiano en la era del NES, fue ese año, fue en 1998, cuando finalmente me convertí en gamer.

Los videojuegos formarían parte de mí toda la vida. Y se lo debía a PlayStation.

Por eso, ahora compartiré contigo un listado personal. Si quieres saber de los “mejores” juegos, eso lo puedes leer en cualquier parte. Aquí te ofrezco los títulos que marcaron mi nacimiento como gamer. Los juegos que bautizaron mis pulgares en una época donde los openings eran gloriosas experiencias cinemáticas y estábamos abiertos a lo maravilloso y a lo nuevo.

Una época sin 1080p en la que los gráficos no podían ser mejores.

Bienvenido a mis juegos favoritos del PSX:

05) Syphon Filter

Lanzado en 1999, después de que Metal Gear Solid ya había sentado un precedente portentoso, una compañía desconocida, llamada Eidetic, lanzó Syphon Filter. Por fortuna, este juegazo habría de vivir bajo la sombra del Snake de Kojima durante poco tiempo. Pronto el boca a boca, y un empuje publicitario, hicieron que este título se abriese paso en las ventas.

Syphon-Filter

Para mí, este juego es algo así como el abuelo espiritual de Uncharted en lo que a gameplay se refiere. Pero en ese entonces ni soñaba con lo que podría ser una aventura de Nathan Drake, así que quedé arrebatado por el número de armas disponibles, buenos controles y un pulido sistema de menú que lo hacían sinigual entre los Shooters de tercera persona.

Todavía hoy sus imaginativos diseños de niveles tienen substancia, y son una delicia de explorar. ¿No me crees? Cómpralo en la PlayStation Store e híncale los pulgares a tu control. Te sorprenderá ver lo fluida que es la acción, el replay value que tiene el juego, así como lo innovador que fue para ese entonces. Lo que fue MGS en trama, lo fue Syphon Filter en acción. Acción de la buena.

04) Soul Blade

En mi opinión este no es solo uno de los mejores títulos entre los juegos de combate, también tiene LA MEJOR presentación (opening) de todos los tiempos. Soul Blade fue el que lo inició todo para la saga de SoulCalibur y me dio horas y horas de entretenimiento en casa, más unas buenas cicatrices de batallas por allá en la guerra del Arcade.

Soul Blade

Sus asombrosas gráficas 3D, su variopinto elenco de peleadores, más la importante adición del “Edge Master Mode” (que contaba la historia de cada uno de los personajes en un estilo casi RPG), hacen de Soul Blade una de esas inyecciones de nostalgia que resucitan la niñez. Fue un juego que llenó mis tardes después el colegio y uno de los mejores regalos que puede recibir un hijo de su padre.

03) Silent Hill

Hay juegos que te cambian para siempre. En mi historia como gamer, Silent Hill fue uno de esos juegos. Su capítulo en mi vida es extraño. Yo no lo compré, sino que lo heredé. Fue como recibir un extraño presente que te envía un familiar lejano, solo para descubrir que dicho obsequio está maldito. Fue casi algo sacado de una novela de Lovecraft.

Silent Hill

Mi primo, 8 años mayor que yo, me lo regaló en aquel entonces porque no lo pudo pasar, debido a las barreras que suponía el inglés en los complicados puzles. Yo me lo llevé de vuelta a casa y llegué a asustarme tanto, a plena luz del día, que tuve que apagar el PSOne súbitamente y salir corriendo de la habitación. Todavía hoy, cuando hay niebla, me siento intranquilo.

El año era 1999, y esta era la respuesta de Konami al famoso Resident Evil de Capcom. ¡Y qué respuesta que fue! Silent Hill no dependía de los sustos baratos y monstruos descomunales. No. Te destruía psicológicamente. Era el tipo de experiencia que te hacía temer a la oscuridad. Ir a la cama se volvía un suplicio después de pasar una tarde en ese protervo pueblo. A pesar de unos gráficos caducos que palidecen con los juegos actuales, este título se lleva el mérito de protagonizar todas mis pesadillas.

02) Resident Evil 2

¿Qué te digo de Resident Evil que no hayas escuchado antes? Todos sabemos que es una franquicia multimillonaria, y multiplataforma, que se ha caído y levantado más veces del estrellato que una artista pop de finales de los 90. Pero eso es hoy. En aquel entonces, Resident Evil 2 era la definición de hype, y créanme cuando les digo que no decepcionó. Hasta mi mamá, que no había tocado un control en su vida lo jugó un poco, porque… ya sabes… zombis.

Resident Evil 2

El juego era colosal. Dos discos, dos protagonistas. Podías escoger entre Leon Kennedy y Claire Redfield para sobrevivir un fastuoso apocalipsis zombi, en un mundo en el que Robert Kirkman aún estaba en pañales. RE2 es el juego que mata ese rumor de que las segundas partes nunca son buenas. Fue tan brillante que opacó a su predecesor y ha sobrevivido al cruel paso del tiempo como un referente obligado para los gamers de culto.

Una vez que se deshicieron de aquellas risibles secuencias de video live action que aquejaron al primer Resident Evil, este juego mezcló el gore, los puzles y la supervivencia con dos de los personajes más queridos en una saga repleta de héroes y villanos emblemáticos. Si te haces llamar fanático de RE… ¡Caramba! Si eres fan de los videojuegos, de debes a ti mismo probar este título.

01) Final Fantasy VIII

Mi nombre es Christian Nava y soy un adicto a los RPG (aquí es donde tú dices: “Hola, Christian”). Sin embargo, soy un vicioso del género muy peculiar. No jugué Dragon Quest en NES, ni Chrono Trigger, ni los Final Fantasy. Lo sé. Lo sé. Pero antes de que saques las antorchas y los trinches, tienes que entender qué fue lo que pasó.

Había oído de Final Fantasy y similares, pero el presupuesto era escaso y esos juegos eran rarezas en los anaqueles. No fue hasta el alba de la era del PSX que estos juegos se popularizaron donde vivía. Mi primo, cuatro años menor que yo, me habló de Final Fantasy VII. Él estaba impresionado. Así que reuní y fui a comprarlo. Para mi sorpresa el siete no estaba, sino el ocho.

Final Fantasy VIII - PSOne

Vi el opening y quedé anonadado. ¿Militares adolescentes con poderes? ¡Me anoto! Eso era lo que necesitaba. Este juego era lo que había estado buscando toda mi vida. No salí de mi habitación casi en lo absoluto ese fin de semana (mi familia me llegó a preguntar si estaba enfermo). Tal vez lo estaba. Me sentía febril, inmerso en un mundo que se me antojó más una realidad que una fantasía.

Final Fantasy VIII fue uno de los juegos más vendidos cuando salió en septiembre del 1999, y es uno de los mejores RPG que jamás pasó por el PlayStation One. El “Fithos. Lusec. Wecos. Vinosec.”, de Liberi Fatali me eriza los vellos cada vez que lo escucho. Y sé que a muchos puristas no les gusta el sistema de Draw y otros detestan el triángulo amoroso pseudo-crepúsculo entre los protagonistas, pero Final Fantasy VIII es el juego más importante de mi vida. Nadie puede discutir eso.

Lo gané un par de veces en bachillerato, la segunda vez justo después de graduarme; luego lo terminé una tercera vez, junto con mi hermano, el día antes de mi boda. La historia de Squall y su grupo es a la vez mi historia. Y sé que hay mejores Final Fantasy, sé que hay mejores juegos, pero, para mí, Final Fantasy VIII es lo mejor del PSX porque fue el juego que me hizo un gamer de por vida.

Una Carta de Amor a PlayStation

Esto no es un artículo. Es una carta de amor.

PlayStation cumple 20 años y yo cumplí 30 hace poco. Ha sido parte innegable de más de la mitad de mis días. PlayStation fue la consola que me hizo entender que los videojuegos eran una pasión que no desaparecería con el acné y el uniforme escolar. PlayStation ha sido cuna de amistades, fuente de lazos fuertes con personas como mi hermano, motivo de fantasías, una razón para sonreír en momentos difíciles.

PSOne

Obviamente mi lista no es un ranking imparcial. Mucho extraordinarios juegos como Castlevania: Symphony of the Night,  Final Fantasy Tactics, Gran Turismo 2, Tomb Raider II, Vagrant Story, Final Fantasy VII, Final Fantasy IX, Street Fighter Alpha 3, Crash Team Racing, Tekken 3 y Metal Gear Solid no están en mi lista por dos razones: 1) No puedo hablar de todos en una sola publicación, o 2) Los jugué mucho después de la época dorada del PSX.

Pero créanme que si pudiera hablar de todos ellos, pasaríamos eternas madrugadas discutiéndolos, con las bebidas de su elección en una mano y un control en la otra. Quizás sea un fanático, quizás solo un romántico. Lo único de lo que sí estoy seguro es que no sería quien soy hoy sin PlayStation. Y créeme, no me gustaría ser nadie más.

Gracias, PlayStation.

Comentarios

comments

Editor en jefe de Bitspers.com, especialista en noticias de videojuegos y autor de la novela online 'El Infierno de los Suicidas'.

Dejar comentario